mainsouris

Artesanías y manualidades hechas con manos de Ratón

Todos los olores del mundo

Vale si, quizá he exagerado “un poquito” con el titulo, pero viene de perlas para lo que os quiero contar que básicamente se resumen en: SOY UNA casi ENFERMA DE LOS OLORES! No puedo remediarlo, es superior a mis fuerzas, algo inconsciente que viene conmigo y de lo que no me doy cuenta muchas veces hasta que oigo “¿qué haces?”

No sé si habéis visto la película o leído el libro “El Perfume”: cuenta la historia de un niño que tiene como única habilidad un olfato capaz de captar hasta el más mínimo detalle (y hasta ahí puedo leer…).

.

Por supuesto, no es mi caso, pero como a él, para mi todas las cosas tienen su olor, más fuerte, más suave, intenso o fresco, pero todo tiene su olor. Para mi los olores son fuente de recuerdos: historias o situaciones de las que ni te acuerdas y que de repente, por un olor, vuelven a tu mente como si las hubieras vivido ayer.

Para mi el olor tiene una gran importancia. Así que sí, queridas dependientas de los supermercados, yo soy de esas que abre el tapón del suavizante, detergente, champú o crema hidratante solamente para ver que olor tiene; soy de esas que son capaces de reconocer el olor del zara home desde la otra punta del centro comercial; de esas que antes de probar la comida, la huele; de esas que jamás sale de casa sin colonia…

Precisamente por eso, porque nunca salgo de casa sin colonia, pero necesito variar porque sino llega un momento en el que no huelo mi propia colonia (ya os lo he anunciado antes, “casi enferma de los olores”), a lo largo de los años me he recopilado distintas fragancias, con diferentes intensidades y he formado “Mi estante”!

mainsouris - olor 1

.

Os podría hablar horas de cada una de ellas, cada una es diferente, cada una para una ocasión. Así, vamos desde la fresquita para todos los días “made in mercadona”….

mainsouris - olor 2

.

… a aquella más dulzona, más típica de bodas-bautizos-y-comuniones; o aquella otra que nunca me he echado y que guardo esperando que el tiempo olvide evaporarla.

mainsouris - olor 3

.

mainsouris - olor 4

.

mainsouris - olor 6

.

mainsouris - olor 5

.

Precisamente esa, encerrada en su bote de cristal, es una colonia hecha en perfumería de las de antes, donde tú ibas, decías como querías oler y ellos te hacían tu colonia a medida. Creo que todavía quedan sitios así… pero en ninguno de ellos podrían hacer una colonia como esta.

mainsouris - olor 7

.

Tiene más de 15 años y os aseguro que huele exactamente igual que el primer día!

.

Fragancia a violetas… Yo solo lo abro muy de vez en cuando, simplemente para oler  esa fragancia que conserva como si fuera su primer día.

.

Y A TI, ¿TAMBIÉN TE ENLOQUECEN LOS OLORES?

Anuncios
2 comentarios »

Nunca tires los botes de vidrio!

Puede parecer una amenaza, pero es más un consejo que otra cosa. Seguro que es una conclusión compartida por muchas de vosotras: Los botes de conservas (en especial los de vidrio) SON UNA MINA DE ORO!!!!

Mi caso en particular no tiene nombre porque tiendo a querer guardar todo bote de vidrio que cae en mis manos: ya sean los recipientes de determinados yogures, o botellas de agua, o el recipiente de frutas escarchadas de las navidades pasadas. Cuando bajo al super, me fijo más en la forma del tarro que en lo que contiene!

El problema, más allá de su almacenamiento, es que suelo posponer la transformación de los botes pensando en que se me va a ocurrir una idea mejor. Hace un par de días, se me encendió la bombilla gracias a una merienda familiar: transformaría el bote de melocotones en almíbar de 1 kg!

Los materiales utilizados fueron…:

– Bote de vidrio con tapa.

– Un trozo de tela de unos 20×20 cm.

– Tijeras.

– Aguja, hilo y si se tiene (y se sabe utilizar) máquina de coser.

– Pegamento para tela.

– Masa de hojaldre refrigerada (yo la compré en mercadona).

– Azúcar.

– Mermelada al gusto.

– Un trozo de cuerda o hilo grueso bonito.

– Una regla o metro.

Vamos por pasos:

1.- TRANSFORMACIÓN EXTERIOR: FORRAR LA TAPA DEL BOTE.

Coger la tapa del bote y colocarla sobre el trozo de tela que hayamos elegido. Marcar el circulo en la tela con tiza. Siendo el circulo el centro, contar a cada lado unos 5 cm (dependerá de lo largo que queráis que quede la tela) y formamos un cuadrado (el circulo quedará en el centro).

.

En la foto he intentado “hacer” un esquema (espero que se entienda!). Cortamos la tela por el cuadrado, asegurándonos de dejar 1 cm para poder hacer una especie de dobladillo para que no deshilache.

.

.

.

.

Lo siguiente es hacer el dobladillo; yo lo hice con mi máquina de coser en uno de mis sucesivos intentos de reconciliación y he de reconocer que no fue mal del todo! Elegí un zig-zag redondeado ( ya veis, me gustan los retos, jaja!). Si no tenéis máquina, se puede hacer perfectamente a mano.

.

Una vez que tenemos el cuadrado, con el circulo marcado con tiza y el pespunte hecho, ponemos en la tapa del bote pegamento para tela. Colocamos la tela por el revés (es decir, el dibujo hacia arriba) haciendo coincidir el circulo dibujado con el circulo de la tapa;  presionamos unos segundos para que no se formen burbujas de aire y se pegue bien. Dejamos secar.

Yo no pinté el bote, pero con pintura de vidrio y algo de maña puede quedar chulo.

.

2.- TRASFORMACIÓN INTERNA: PALMERITAS DE HOJALDRE CON MERMELADA DE MELOCOTÓN.

Son más que sencillas. Yo las hice a mi manera y después me di cuenta de que en “jugando a las cocinitas” (mi blog culinario de cabecera por excelencia) tenía una versión parecida: “palmeritas de hojaldre con arándanos”.

Yo hice todo igual salvo lo de la mermelada: puse en la masa de hojaldre azúcar por ambas partes presionando para que se incrustara; puse la mermelada (muy poca cantidad) y luego plegué las partes (desde ambos extremos hasta el centro y repetir la operación).

.

.

Hay que cortar como del tamaño de un dedo de grosor y poner en una fuente para horno sobre papel de hornear. Y ya sabéis que cada horno es un mundo: yo las puse a 200 grados durante 18 minutos. Advertencia! las palmeritas CRECEN, crecen mucho, así que no se pueden poner muy juntas, yo dejé uno dos dedos de distancia entre unas y otras. Y se QUEMAN con facilidad, hay que estar muy atentos al tiempo. Una vez hechas, dejamos enfriar y metemos en un recipiente hermético.

.

.

Por último, con el cordel damos un par de vueltas alrededor de la tela y listo!

Mi truquillo personal es echarles un poco de azúcar vainillada en polvo una vez salidas del horno. Deja un olor impresionantemente bueno!

.

Y para terminar, os enseño una foto de mi próximo “tuneo´s victim”! La cosa va de melocotones, jajaja! 😉

4 comentarios »

A %d blogueros les gusta esto: